COMO RESCATAR LA ILUSION

IMG_6282

Atrapados en la rutina y sin darnos cuenta, vamos perdiendo la capacidad de ilusionarnos. Pensamos que al hacerlo, nos sentiremos a salvo de las posibles frustraciones que sufriremos y por supuesto, de la desilusión.
 
Cuantas veces, nos hemos encontrado soñando despiertos, porque nuestra mente nos ha llevado a imaginar un deseo o un viejo sueño, hecho realidad… nos visualizamos en un mejor trabajo, en un cargo mas importante, viajando a un lugar exótico y lejano, en una casa mas grande o en una ciudad nueva y desconocida, haciéndonos sentir por unos minutos, contentos, entusiastas y deseosos de poder vivirlo.  Pero, unos minutos mas tarde cuando nos damos cuenta de a donde nos ha llevado la imaginación, nos decimos: Que estamos perdiendo el tiempo y que necesitamos aterrizarnos en la realidad.
 
Lamentablemente, somos nosotros mismos, con la idea que tenemos acerca de lo que merecemos, de lo que podemos obtener y de lo que en realidad creemos que somos capaces de conseguir, el principal obstáculo a superar. En la mayoría de los casos, las creencias que tenemos acerca de alguna limitación o característica en nosotros que consideremos negativa, se convierte en la razón por la cual ni siquiera intentamos recorrer el camino que nos pudiera llevar a conseguir nuestro sueño. Nos repetimos frases negativas y determinadas que refuerzan nuestras limitaciones, sin entender que al hacerlo, nos inhibimos de intentar cambiar nuestra condición de vida.
 
Cuando decimos o pensamos que algo no es para nosotros, es como si agacháramos la cabeza, considerando que esta fuera de nuestras posibilidades o que no merecemos obtenerlo o buscarlo.
 
Cuantas personas que soñaron con una carrera universitaria, con un mejor trabajo o una mejor condición de vida, fracasaron antes de intentar conseguirlo por las creencias que tenían grabadas en su mente, producto de las frases y los comentarios negativos y descalificadores, las criticas o las bromas acidas de las que se sintieron victimas cuando fueron pequeños, y que los convencieron de que no eran suficientemente capaces o inteligentes para lograrlo.
 
Lo primero que hay que hacer para recuperar la ilusión en nuestra vida, es comenzar a creer que no hay características, rasgos o condiciones que nos impidan realmente conseguir lo que deseamos. Y al mismo tiempo pensar, en que nuestros sueños se pueden cumplir de una forma completamente diferente a como lo imaginamos o pensamos que deberían ocurrir.  Estar abiertos a esa posibilidad y trabajar con entusiasmo, determinación y confianza para alcanzar el resultado, sin preocuparnos por la forma en la que se manifestara…  puede llevarnos a cumplirlos con éxito.

Cuando actuamos de esta manera, simplemente nos entregamos a la tarea de hacer cuanto sea necesario o este en nuestras manos, para conseguir el sueño o cumplir nuestro deseo, y aunque nos parezca un esfuerzo infructuoso, inicialmente, perseverar en nuestro empeño, hará que nuestra acción genere una serie de efectos que bien pudieran conducirnos  a la consecución de nuestros sueños de una manera insospechada.
 
 
 
HERRAMIENTAS PARA RECUPERAR LA ILUSION.
 
 
TENER UN SUENO. Plantearnos una meta o un sueño, le dará dirección y sentido a cada esfuerzo que realicemos para conseguirlos. Vale la pena que revises los sueños que tuviste en el pasado y que rescates alguno de ellos, ese que todavía te hace sonreír y tener ganas de trabajar para conseguirlo.
 
BUSCAR LOS RECURSOS NECESARIOS PARA CUMPLIRLO. Es importante que una vez tomada la decisión puedas elaborar el plan de acción que te permita primero, reunir los recursos y las herramientas que te hacen falta para ir tras el. Pide ayuda si fuese necesario y procura mantenerte objetivo la mayor parte del tiempo para que puedas cumplirlo.
 
MANTENER EL FOCO.  Con todas las ocupaciones y actividades del día a día, es muy fácil distraernos de nuestro objetivo principal… por eso, necesitas un recurso que te recuerde cada, tu compromiso de hacer algo concreto, para estar mas cerca de cumplirlo. Anotarlo en una pequeña tarjeta que lleves contigo, cambiarte de dedo el anillo que usas todo el tiempo, o ponerte el reloj en la otra muñeca, una alarma musical a la mitad del dia para recordarlo, puede muy efectivo.
 
VENCER EL TEMOR A LA DESILUSIÓN. Porque hayas fracasado una vez o las cosas no te hayan salido como tu lo esperabas, no quiere decir que las próximas veces te sucederá lo mismo. Aprende algo de esa experiencia fallida e incorpóralo en este nuevo proceso, para no cometer el mismo error. Detente de tanto en tanto para que puedas revisar el camino que recorres y hacer algún ajuste si fuese necesario.
 
EVITAR CONFORMARSE. No te quedes ahí… parado, estancado y resentido porque otros lo han logrado y tu, todavía no. Levántate, recupera el entusiasmo, renueva tu actitud y conéctate con la pasión que sientes por tu sueño. Perseverar y estar dispuesto a hacer lo necesario para conseguirlo… te llevaran al éxito deseado. Mantente atento a reconocer las oportunidades aunque estas se presenten de una manera diferente a como lo imaginabas.