APRENDER INTELIGENCIA EMOCIONAL.

IMG_5896

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos de manejar y armonizar nuestras emociones. Es tener la capacidad de utilizar nuestras emociones de forma positiva, para aumentar nuestro bienestar y favorecer nuestras relaciones personales.

Necesitamos aprender a reconocer y aceptar las emociones que con mas frecuencia nos acompañan, de manera que podamos manejarlas, a tiempo de evitar que nos desequilibren y desgasten.

Las emociones nos empujan a la acción; el problema se produce, cuando nos dejamos impulsar por las emociones negativas, que en la mayoría de los casos, nos llevan a reaccionar de forma desproporcionada y equivocada.

Debemos evitar los ambientes o las relaciones tóxicas, donde predomine el miedo y la negatividad, pues, las emociones son sumamente contagiosas, tanto las positivas como las negativas. Tomemos la decisión de cambiar algunas de nuestras actitudes, emociones y pensamientos con la intención de recuperar nuestro balance y bienestar. Dejemos de sentirnos víctimas, eliminemos la queja, transformemos la negatividad, sanemos el resentimiento y recuperemos el animo, pues solo así, podremos disfrutar la vida que tenemos.

Que podemos hacer cuando nuestras emociones se desbordan? Lo primero es reconocerlas para hablar de ellas y de los efectos que causan en nosotros.  Mientras mas las expresamos mas fácilmente las incorporamos a nuestra vida y las suavizamos…. Algunas veces, no ser capaz de expresar las emociones puede ser mas negativo que dejarnos empujar por ellas…  para transformar nuestra vida emocional, tenemos que trabajar sobre nuestros pensamientos y emociones conscientemente.

La felicidad consiste en la posibilidad de experimentar emociones positivas y pensamientos optimistas.

Las emociones negativas, la mayoría de las veces, nos llegan de forma repentina e inevitable, mientras que las positivas necesitamos aprender a construirlas

Todo lo que podamos cambiar para mejorar, debemos esforzarnos en hacerlo, y al mismo tiempo, debemos darnos cuenta de que podemos asumir cada situación con menos emocionalidad de la que estamos acostumbrados a usar, para que nos sea mas fácil manejarla.

ALGUNAS DE LAS EMOCIONES QUE MAS NOS AFECTAN SON:

El Miedo.

Puede ser un aliado cuando aparece para prevenirnos de un peligro real.  Pero, hay otro miedo que puede hacernos mucho daño, y es el que existe solo en nuestra mente al cual alimentamos, al imaginar el peor escenario…

Es bueno comprobar con la experiencia que el peligro real no es tan grande ni tan grave como lo imaginamos.  Necesitamos llenarnos de valor para enfrentar la situación, y preguntarnos: Que es lo peor que puede pasar…  Pensar en lo que haríamos para resolverlo, para luego regresar al momento presente con la confianza que necesitamos para esperar lo mejor.  Por ejemplo: si tienes temor de estar enfermo, lo mejor que puedes hacer es ir al medico para chequearte y salir de ese estado de tensión.  No dejes pasar el tiempo sin actuar pues el temor se hara mayor.

La Tristeza.

Algunas veces para no mostrar lo que sentimos, lo guardamos sin conciencia de que mas adelante lo expresaremos de una manera negativa.

La tristeza, no conecta con las perdidas, con la nostalgia y muchas veces nos lleva a recordar y a reflexionar acerca de todo lo que hemos vivido. Lo negativo comienza cuando nos dejamos atrapar por ella.

De aquí la importancia de elaborar el duelo que nos permita aceptar lo que no podemos cambiar, para sanar las heridas afectivas y sentirnos fortalecidos para soltar el pasado, perdonar y pasar la pagina.

La Ira.

Las personas con un alto grado de estrés, reaccionan muy fácilmente.  Se vuelven  hostiles, se irritan y se vuelven agresivas, pues su margen de tolerancia es casi nulo.  A pesar de las tensiones de la vida diaria, debemos aprender a controlar nuestra agresividad, aprender a calmarnos, para actuar con conciencia en lugar de reaccionar.

La empatía, nos ayuda a balancear la ira.  Nos estimula a tener un comportamiento asertivo, a buscar un punto medio entre la agresividad y la pasividad…

La Ira, es una emoción que que tratamos de reprimir por considerarla negativa… pero, cuando esta justificada, tiene la función de darnos una cantidad de energía que sirve para apartar los obstáculos que alguien o la vida nos coloca enfrente

Aprender a expresarla a la persona involucrada, en el momento adecuado, de forma serena y con la intención de expresar nuestro malestar, resolver una situación o crear acuerdos, nos permitirá usarla de forma asertiva.

La Alegria.

Nos sentimos alegres, cuando conseguimos una meta, cuando superamos un obstáculo, cuando reconocemos y valoramos nuestros regalos esenciales y cuando experimentamos un evento o un momento positivo e inesperado.

Sentimos alegría, cuando tenemos una autoestima sana, cuando nos sentimos valorados, apreciados y queridos por las personas que nos importan. Mantenernos optimistas, alimenta nuestra alegría y esta a su vez, es fuente de bienestar y felicidad.

Es importante para poder conectar con la alegría, reconocer las emociones negativas que nos acompañan para transformarlas. Comencemos por sanar las heridas afectivas que mantenemos abiertas a través de la aceptación y el perdón.

Recordemos que cuando una persona siente alegría, tiene mas energía y es capaz de superar los obstáculos que se le presentan en la vida con mas facilidad.