Como Conectarte con los Buenos Sentimientos

He reflexionado sobre lo que estas fechas significan para mi… y  conversando con algunos amigos, he encontrado varias reflexiones y deseos afines entre nosotros: Todos queremos sentirnos en paz, tranquilos, alegres y cercanos a las personas que queremos.
 
Y es que en estas fiestas, muchos de nosotros nos conectamos con nuestros mejores sentimientos, con el recuerdo agradable de momentos especiales que experimentamos en el pasado, y con las ganas de poder compartir lo que sentimos con los demás.  Deseos e intenciones que nos deberían acompañar a lo largo del año y no solo en las celebraciones que consideramos especiales…
 
La Paz, y los buenos sentimientos se encuentran guardados en nuestro interior, y para poder exteriorizarlos, primero, necesitamos ser conscientes de que están ahí, y luego, estar dispuestos a hacer cuanto sea necesario para liberarnos del resentimiento y los pensamientos negativos que guardamos producto de alguna experiencia difícil, y que no hemos podido superar y transformar para hacerlos parte de nuestro aprendizaje y  crecimiento personal. Estamos a tiempo de perdonar, de pasar la pagina, para comenzar a construir una nueva y mejor vida para nosotros. A tiempo de hacer los cambios necesarios en nuestra forma de vivirla, para incorporar nuevos hábitos de salud, bienestar y felicidad; A tiempo de revisar y transformar algunas de las creencias que nos impiden ser flexibles, adaptarnos y atrevernos a realizar y afrontar los cambios con una buen actitud; A tiempo de reconciliarnos con nosotros mismos, con la vida y con las personas que queremos y de las que nos hemos estado distanciados por pequeñas diferencias y desacuerdos; A tiempo, de aprender a disfrutar la vida, a reconocer, valorar y agradecer los pequeños regalos que recibimos cada día para sentirnos satisfechos; A tiempo de pasar mas momentos de calidad con nuestras personas queridas, disfrutando del regalo de su amor y compañía; A tiempo de tomar la iniciativa de convertir en una acción concreta nuestro deseo de compartir lo que tenemos con otros, sin egoísmo, sin condiciones, solo con la intención de suavizar sus vidas; A tiempo de reconectarnos con la Presencia de Lo Sagrado en nuestro interior, y en el interior de cada persona con la que nos encontremos, para usar y celebrar la oportunidad de ser instrumentos de paz, amor, tolerancia, paciencia, comprensión, solidaridad, fortaleza, valor, alegría, inspiración y esperanza.
 
Cuando unimos y conectamos nuestros pensamientos, con nuestros sentimientos, con nuestra actitud, con nuestra intención…  nuestras elecciones y acciones deberían reflejarlos.  Cuando lo logramos, nos volvemos fuertes y poderosos, y somos capaces de construir y transformar el mundo a nuestro alrededor y mas allá…
 
Ya no importa lo que nos sucedió en el pasado… lo que verdaderamente cuenta, es que estemos dispuestos a aprender algo positivo de cada una de nuestras experiencias, para que hayan valido la pena, para que podamos soltarnos de su recuerdo y usar lo aprendido para emprender nuevos y mejores caminos de vida.
 
Podemos volver a empezar, hagamoslo de una manera diferente y positiva, tratando de poner en practica lo que hemos aprendido, lo que ahora sabemos que si, puede funcionar; dispuestos a cambiar algunos de nuestros viejos paradigmas, para abrirnos a la posibilidad de ver e interpretar la vida desde una optica mas positiva y optimista.