COMO RECUPERAR Y MANTENER TU SALUD EMOCIONAL – Maytte


Podemos recuperar y mantener nuestra salud emocional, en momentos difíciles, si estamos dispuestos primero, a conocer las emociones que nos afectan negativamente, para aceptarlas y canalizarlas de mejor manera posible, para así, evitar el quedarnos atascados en estados de ánimo negativos, como la depresión, la ansiedad, el estrés o el temor.

Necesitamos coraje para hacerlo, pues el enemigo mas grande a enfrentar en este proceso, somos nosotros mismos, al justificar o excusar nuestro estado de animo y actitud negativa.  Recordemos, que la forma en la que interpretamos las situaciones y los procesos que vivimos, es lo que realmente causa nuestro malestar o nuestro bienestar.
La salud emocional es una parte importante de nuestra salud integral. Las personas con salud emocional, tienen una gran capacidad para afrontar y superar la dificultad, tienen el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Y además, son capaces de afrontar los desafíos de la vida, con valor, fortaleza y confianza.
 
Claves para mantener la Salud Emocional:
 
CONOCE MEJOR TUS EMOCIONES. Para hacerlo, necesitamos aprender a practicar la mirada interior. Esto significa, mirarnos por dentro, sin juicios y sin criticas, y mucho menos justificaciones de lo que guardamos dentro. Esta sencilla practica, nos permitirá reconocer las emociones en las que nos sentimos atrapados y de las cuales no hemos podido salir. Luego, es importante que una vez que las hayamos reconocido, descubramos el pensamiento que esta detrás de ellas, pues solo así, podremos cambiarlo y liberarnos.
 
APRENDE A SER ASERTIVO. Cuantas veces nos hemos sentido a punto de estallar, en estos días… Lo primero que necesitamos para recuperar la tranquilidad, es aquietar los pensamientos y canalizar las emociones alteradas que nos acompañan la mayor parte del tiempo. Algo que funciona muy bien, es abrirnos a compartir con otras personas, lo que sentimos y pensamos silenciosamente. Poder expresar lo que guardamos asertivamente, es decir de la mejor manera posible, es una forma de relajarnos, serenarnos y de recuperar la salud mental y emocional que necesitamos. Quedarnos con toda esa energía represada en nuestro interior, solo hará que nos hagamos daño.
 
PRACTICA UN CALMO – CONTROL. Es importante aprender a resistir el impulso de reaccionar ante cualquier situación que nos afecte, porque al dejarnos llevar por las emociones alteradas, seguramente diremos o haremos algo que después lamentaremos. Hacer un alto por unos segundos, para respirar, relajarnos un poco y pensar en la mejor manera de responder o actuar, hará que nos sintamos mejor y que seamos parte de la solución. Practicar la respiración consciente, hacer yoga con frecuencia, practicar la meditación o la oración nos ayudara a mantenernos mas centrados y tranquilos.
 
CAMBIA LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS. El mayor obstáculo a vencer, son nuestros pensamientos negativos y pesimistas, cuando les prestamos atención, nos envolvemos en un remolino de miedos y emociones negativas, que en lugar de ayudarnos a avanzar, nos paralizan; nos ahogamos en un mar de susceptibilidades, pensamientos negativos y dramatismo innecesarios, sintiéndonos víctimas de todo y de todos. Evitemos navegar en ellos, dejemos que pasen por nuestra mente sin prestarles atención y comencemos a crear pensamientos positivos y afirmativos de nuestras capacidades y posibilidades de salir adelante.
 
BUSCAR APOYO. Un factor clave, es contar con una buena una red de apoyo social y emocional. Tener personas de confianza a las que podamos llamar, para pedirles apoyo y animo, definitivamente potenciara nuestra recuperación en estos momentos difíciles. Buscar la orientación de un buen terapeuta, es una manera practica y efectiva de resolver nuestros conflictos existenciales. Muchas veces, el temor a sentirnos desaprobados, juzgados o incomprendidos, es lo que nos impide buscar y recibir el apoyo o la orientación que necesitamos. Rompamos el circulo negativo en el que nos hemos sentido atrapados y recuperemos la serenidad y la salud emocional.