DISFRUTA DE SER QUIEN ERES.

IMG_0940

Esta es una de las claves para experimentar la felicidad. Y es que para querernos, tenemos que poder aceptarnos como somos, sin compararnos con otros que pensamos que son mejores o peores que nosotros, sin buscar la aprobación de las demás personas, como si de esto dependiera definir quienes somos realmente.

Cada uno de nosotros, es una especie de contenedor cargado de características completamente personales: talentos, cualidades, conocimientos que hemos adquirido a lo largo de la vida, rasgos agradables y armoniosos, de experiencias enriquecedoras…  Pero también, contiene: limitaciones, anti valores, prejuicios, desarmonía, debilidades, experiencias y recuerdos negativos, temores, inseguridades… y todos, conforman la persona que somos.  En la medida en que logremos reconocerlo y aceptarlo, podremos potenciar nuestro mejor aspecto y trabajar sobre la sombra que también tenemos, de manera que podamos superarla, transformarla y crecer para complementarnos a través de esta.

No se espera que seamos perfectos, podemos equivocarnos y cometer errores, mientras estemos dispuestos a reconocerlos, corregirlos y hacer cuanto sea necesario para resarcir sus consecuencias y a las personas que afectamos con ellos, podremos aprender y madurar en el proceso.

Para rescatar y fortalecer nuestro valor personal, necesitamos cicatrizar las heridas emocionales que todavía tenemos, a través del amor, podemos aceptar lo que vivimos, para perdonar y pasar la pagina definitivamente.

Si hiciéramos un ejercicio sencillo como pararnos frente a un espejo, para observar la imagen que vemos reflejada en el, seguramente encontraríamos rasgos que no nos gustan y que quisiéramos cambiar… En la mayoría de los casos esto ocurre, porque la idea que tenemos acerca de nosotros mismos, esta afectada por la influencia que han tenido sobre nosotros, los demás.  Todos hemos recibido comentarios sobre nuestra apariencia física que no siempre fueron halagadores, nuestros familiares, compañeros de colegio y amigos han opinado y se han convertido en el espejo donde nos hemos visto reflejados a lo largo de la vida.

Algunos de los enemigos que debemos vencer para conseguirlo son: el habito de compararnos con otros, especialmente si lo hacemos porque pensamos que ellos son mejores, mas agraciados, con mas suerte y mas prosperidad o felicidad que nosotros;  La búsqueda de la perfección, que nos convierte en personas inflexibles, rígidas y exigentes de nosotros y hacia los demás; La necesidad que experimentamos de sentirnos aceptados o aprobados por los demás, son algunos de los elementos que influyen en la imagen que tenemos de nosotros y en como esta, puede hacernos sentir bien o no.