Disfrutar de una nueva etapa.

IMG_1361

Es importante prepararnos para el momento en que tengamos que dejar ir a nuestros hijos, para que construyan una vida propia, o cuando decidan junto a su pareja formar un nuevo hogar, y lo deberíamos hacer, respetando sus elecciones y las reglas que ambos decidan establecerán en su nuevo hogar. En lugar de echarnos a la pena, descubramos el lado positivo de este cambio, reflexionemos… ahora dispondremos de mas tiempo y energía para invertir en nuestra relación de pareja y establecer juntos una nueva dinámica que nos permita disfrutar mas de la vida.

Y si estas solo como padre, entonces, podrás invertir mas en ti mismo, porque tendrás tiempo de hacer un inventario de lo vivido y realizar los cambios necesarios que te permitan mejorar tu calidad de vida, y así, sentirte mejor contigo mismo.

También, podrás ampliar tu circulo social, para conseguir nuevos amigos y revivir las viejas amistades para compartir momentos agradables y así enriquecer tu vida.

Y si de momento no recibes la atención y el cariño que esperas… Serénate, no te pongas triste, este comportamiento puede ser temporal, posiblemente producto de que esten ocupados resolviendo sus problemas, miedos, limitaciones y conflictos propios de su nueva vida.  Anímate, respétales su espacio y date media vuelta a la derecha o la izquierda, para reconocer y aceptar la presencia amable y cariñosa de otras personas que quieran compartir contigo.

PARA TENER PRESENTE:

-Evita manipular a tus hijos adultos. Seamos los suficientemente flexibles y maduros para aceptar los cambios de la vida y permitamos que nuestros hijos adultos tomen sus propias decisiones y asuman las consecuencias de las mismas, esta es la ley de la vida.

-Reconoce sus logros y esfuerzos. Relaciónate con ellos a través del cariño, de los detalles, de las frases y comentarios amables, de tu apoyo incondicional y de tu disposición a disfrutar de todo pequeño gran momento compartido

-Respeta sus decisiones, aunque las creas equivocadas. En algunos momentos, tendrás que aprender a tomar una respiración suave y muy profunda, antes de dejarte llevar por el impulso natural de opinar, aconsejar o intervenir de acuerdo con tu punto de vista y experiencia, sin que te lo hallan pedido.

-Bríndales tu apoyo incondicional. Recuerda que tu también pasaste por ahí y necesitaste de mucho respeto, apoyo y cariño incondicional de tus padres y familiares para salir adelante.