Editorial – Ampliar nuestro Circulo Social.

IMG_0807

Aunque te encuentres rodeado de muchas personas, puedes sentirte sorprendentemente solo… y esta sensación, puede llevarte a experimentar tristeza, ansiedad y hasta depresión.

Una buena manera de combatir la soledad es ampliando tu red de amigos.

Hay muchos momentos en los que sentimos el deseo de renovar nuestra vida, deseamos experimentar un cambio que nos devuelva el entusiasmo y la alegría de vivir, y en este proceso ocupan un lugar importante las relaciones que mantenemos con los amigos.

No siempre es fácil ampliar o renovar nuestro espacio social… porque tenemos muy poco tiempo libre, muchas ocupaciones y trabajo, porque pensamos en lo difícil que fue para nosotros en el pasado intentarlo o porque tenemos una autoestima baja y esto nos convierte en una persona temerosa de relacionarse con otras personas, haciendo que nos aislemos y resintamos la falta de compañía. Cualquiera de estas actitudes, hará que nos sintamos inseguros de lanzarnos de nuevo a la aventura de conseguirlo.

Lo cierto es que si nos quedamos en casa, solos y negados a intentarlo, difícilmente recibiremos la llamada o el toque en nuestra puerta de alguna de estas personas nuevas y afines con nuestra personalidad y forma de ver y llevar la vida, diciéndonos que están interesados en conocernos y en compartir con nosotros.

Organizar mejor nuestros pendientes, responsabilidades y el tiempo que dedicamos a cada uno de ellos, hará que contemos con tiempo de calidad para practicar o realizar actividades divertidas, relajantes o enriquecedoras que faciliten nuestro contacto social.

Tengamos en cuenta que las actitudes solitarias, egoístas o competitivas nos limitan y nos aíslan. Ser amables con todos, nos gana amigos por donde pasemos, solo basta con ser auténticos y sinceros, sonreír, ser solidarios, escuchar con atención, para que podamos hacer y conservar amigos.
No hay nada mas importante en la vida como los buenos amigos, esos seres especiales que vamos eligiendo poco a poco por afinidad, en la medida en vamos compartiendo la vida. Ellos atenúan nuestras penas con su apoyo y solidaridad y duplican nuestras alegrías con el solo hecho de compartir. El hacer cosas por otros, el poder ayudar y hacer felices a los demás, es el verdadero objetivo de nuestra vida.

Decidamos ser nosotros los que tomemos la iniciativa para acercarnos a otras personas. Vamos a darnos la oportunidad de conocerlos mejor y de que nos conozcan, cualquier encuentro puede representar la oportunidad de iniciar una amistad que dure toda la vida.