Editorial – Practiquemos la Escucha Activa.

IMG_3137

En estos días pensaba en que no nos escuchamos los unos a los otros… pues mientras otra persona nos habla, nuestros pensamientos van de un lado a otro y a mucha velocidad; solo en segundos, juzgamos, , criticamos, pensamos que el otro está equivocado y preparamos nuestra estrategia para descalificarlo, recordamos los pendientes que todavía tenemos que resolver y solo captamos una pequeña parte de lo que nos están diciendo.

Quizás, porque no hemos pensado en lo importante que puede ser para un amigo, un compañero de trabajo, un cliente, un paciente e inclusive para una familiar, poder contar con una persona que se muestra dispuesta a escuchar sin juzgar o criticar sus comentarios o la situacio en la que se encuentra atrapado temporalmente.

La próxima vez que alguien se acerque a ti para contarte una situación que le preocupa, escúchalo con atención, con interés y al final pregúntale si quiere saber tu punto de vista. Dispón parte de tu tiempo para escuchar a esa persona que sabes que necesita descargar o aliviar su dolor, inquietud o preocupación.  Escuchalo con atención, interés, paciencia y  compasión!!

Busquemos el equilibrio en la relación que mantenemos con otras personas, aprovechemos la oportunidad que nos da la vida de intercambiar experiencias, conocimientos y herramientas para suavizar y al mismo tiempo enriquecer nuestra calidad de vida.

Aprendamos a comunicarnos con respecto a nuestras diferencias, puntos de vista, necesidades y al libre albedrio que tenemos todos. Pero, tampoco nos equivoquemos, al pensar y actuar como si ya supiéramos todo, tratando de mostrarle especialmente a las personas de nuestro entorno familiar, que sabemos más que ellas y que no necesitamos sus comentarios…  porque, seguramente nos perderemos la oportunidad de aprender de ellos, sin necesidad de pasar por el mismo proceso muchas veces difícil que experimentaron y que les dio el conocimiento y madurez que ahora tienen.

CLAVES PARA PRACTICAR LA ESCUCHA ACTIVA.

– GUARDA SILENCIO. Mientras la otra persona te habla, mantén un silencio respetuoso y atento. Si te es posible, mírale a los ojos, de esta manera sentirá que le atiendes y que te interesas por sus ideas o vivencias. Evita interrumpirlo para opinar o criticarlo con ligereza. Espera hasta que haya finalizado para compartir con él tus comentarios.

– MUESTRATE INTERESADO. Puedes hacer gestos afirmativos mientras te habla para mostrar que estás siguiendo la conversación. También puedes usar frases afirmativas, como: “Entiendo cómo te sientes”, “Estoy seguro de que harás lo mejor”; sirven para darle confianza a nuestro interlocutor y al mismo tiempo, muestran nuestro interés en su historia y el deseo sincero de apoyarlos.

– RESUMIR LA CONVERSACION. Asegúrate de que la persona terminó de hablar preguntándole: ¿Ya terminaste? ¿Quieres decirme algo más? Y luego hazle un resumen de sus ideas para asegurar la claridad de la comunicación y tu comprensión de su historia. Además, así le haces saber a tu interlocutor que estás esforzándote por comprenderlo.

– APAGA TU MENTE. Mientras escuchas a la otra persona deja de pensar en que tus ideas, planteamientos o decisiones son mejores. Concéntrate en el deseo de comprender qué siente, cómo piensa, qué sabe y qué puede aportar a tu vida en este momento. Muéstrate abierto a los puntos de vista de los demás, sin juzgarlos y sin anticiparte a lo que la otra persona va a decir. Recuerda de vez en cuando detenerte para darle espacio a la otra persona de expresar sus ideas o hacer sus comentarios.

– ESCUCHA CON EL CIENTO POR CIENTO DE TU ATENCION: Muestra que tu atención es activa, escucha con tus oídos, con la mente y el espíritu. Inclusive con tu actitud, no hay nada más molesto que la persona que escucha, mire el reloj,  golpee con sus dedos el escritorio, observe por la ventana, se cambie de posición o bostece.