EL CIRCULO DE LA FELICIDAD – Articulo de Maytte

IMG_7424

Me encantan las historias y los cuentos que me inspiran, que reafirman mis creencias, que me recuerdan lo que ya se y que todavía necesito poner en practica para reflejar la mejor parte de mi al mundo…
 
A veces lo único que necesitamos para salir a la vida con una actitud y un comportamiento diferente es poder reflejar a través de ellos, nuestro mejores sentimientos, deseos e intenciones.
 
Imagínate por unos minutos que cada una de las personas que forman parte de tu entorno personal, no siente envidia, celos, egoísmo o temor de compartir lo mejor de si mismo contigo, y que por supuesto, tu sientes de la misma manera que ellos… como seria la relación y el intercambio entre ustedes? Porque no podemos convivir de esa manera; que nos impide hacerlo realmente?
 
Nosotros podemos transformar algunos de esos sentimientos negativos, tomando la decisión de actuar impulsados por el amor incondicional, aunque esto signifique enfrentarnos con algunos de nuestros prejuicios y creencias en algún momento de ese proceso. Podemos cambiar nuestra actitud, para volvernos mas conscientes, respetuosos, atentos y generosos, con la sola intención de compartir y aportar, de participar en la transformación de nuestro mundo, con el deseo de sembrar confianza y esperanza a nuestro alrededor.
 
Yo se que inmediatamente surgen dudas dentro de ti: “deberían cambiar los otros primero”; “porque siempre yo”; “pero, los demás se van a aprovechar de mi”…
 
Pero recuerda, tu dinámica es con la vida, que es quien te devuelve lo que entregas, lo que dices, lo que haces tengas una buena razón o no para hacerlo.
 
Comencemos por poner orden en nuestros afectos y luego recuperemos la paz que se encuentra en nuestro interior, para proyectarla hacia el mundo a través de nuestros pensamientos, sentimientos, comentarios, actitudes y comportamientos.
 
Deja de esperar y comienza a dar, para que sea la vida quien encuentre los instrumentos idóneos para devolvértelo en el momento justo.  Muéstrate dispuesto a compartir a través de una palabra, un gesto, un detalle o una acción generosa y desinteresada dirigida a suavizar la vida de otra persona.