EL PODER DEL ENTUSIASMO

IMG_8063

 

Cuando una persona siente entusiasmo, tiene mas energía y es capaz de superar los obstáculos que se le presentan en la vida.

La palabra entusiasmo, deriva del griego EN-THEOS que significa Dios en mi o inspiración Divina.

Pensemos por un momento en como nos  sentimos cuando estamos entusiasmados… alegres, positivos, animados, optimistas, con ganas y fuerza para hacer casi cualquier cosa.
Y es que el entusiasmo nos inspira, nos da fuerza y motivación y se convierte en el combustible que enciende nuestra voluntad y determinación de actuar.

El entusiasmo, es como una llama que se enciende, fuerte e intensa pero frágil al mismo tiempo, porque, cuando nos dejamos afectar por las situaciones inesperadas o difíciles que se nos presentan, o por todo lo que sucede afuera de nosotros… fácilmente esta llama se apaga y nos desanimamos, perdiendo en algunos casos la motivación y las ganas de levantarnos.  Por eso, la importancia que tiene encontrar de nuevo el motivo, la inspiración, la meta que puede ayudarnos a rescatarlo.

También puede volvernos obsesivos y llevarnos a lugares equivocados, cuando no lo administramos, porque fácilmente puede hacernos actuar sin pensar bien, de que manera nos conviene hacerlo. Mantener el balance y la mente clara nos ayuda a tomar mejores decisiones, aunque nos sintamos profundamente entusiasmados de llevar un proyecto y una tarea a cabo.

Es el resultado de una mezcla entre interés y alegría, que nos mueve y nos activa a buscar alcanzar nuevos objetivos. Cuando lo sentimos, no da hambre, sueño ni cansancio. Inclusive somos capaces de animar a los demás a compartir con nosotros una actividad. Sin el, no existiría la curiosidad, ni las ganas de explorar y de aventurar.

Muchas veces, la rutina, los problemas, el exceso de obligaciones y pendientes, las preocupaciones y las expectativas no cumplidas, disminuyen las fuentes de interés y entonces, surge en nosotros la apatía y el desanimo.

Todo lo que activa nuestro entusiasmo nos define, porque se trata de un interés propio que nos diferencia de los demás y que puede convertirse en un medio de relación y de unión cuando se comparten con otros estos elementos de afinidad.

El entusiasmo se activa en nosotros, cada vez que  estamos en contacto con algo que nos hace vibrar, cuando entra en resonancia con nuestra verdadera esencia.

Rescatarlo, implica encontrar aquellas cosas que hacemos con facilidad, con una gran creatividad casi natural, y que nos hacen destacar sin proponérnoslo.

CLAVES PARA POTENCIAR EL ENTUSIASMO:

DESCUBRIR LAS AREAS DE INTERES. Es importante saber cuales son las tareas, los lugares, las actividades y hasta las personas que nos gustan, que atrapan nuestro interés y atención, pues de esta manera nos será mas fácil identificar las diferentes fuentes que nos generan entusiasmo.

RECONOCER Y TRANSFORMAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS. La felicidad depende de la calidad de nuestros pensamientos y sentimientos. Es importante para poder conectarnos con el entusiasmo, reconocer las emociones negativas que nos acompañan para transfromarlas. Comencemos por sanar las heridas afectivas que mantenemos abiertas a través de la aceptación y el perdón.

DEFINIR QUE TE HACE SENTIR MEJOR, ANIMADO. Muchas veces conocemos a otras personas, mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. Comienza por observarte, y darte cuenta en que momentos, en compañía de que personas o haciendo que actividad te sientes entusiasmado, motivado e inspirado, hasta el punto de no experimentar cansancio alguno. Elabora una lista con estos descubrimientos y procura incluir algunos de ellos dentro de tus actividades cotidianas, de manera que puedas comenzar a sentir mas entusiasmo y motivación cada día.

MANTENER EL INTERES. Una vez que hayas comenzado una actividad o una tarea, mantente interesado en realizarla y en terminarla. Mantente enfocado y no permitas que otras ideas te dispersen. Aprende a disfrutar del proceso que llevara a conseguir aquello que deseas.

APROVECHAR EL IMPULSO. El mayor reto consiste en utilizar el impulso que experimentas inicialmente cuando sientes entusiasmo por algo, para transformarlo en una acción concreta o en un resultado útil. No seas como esas personas que comienzan algo con mucho entusiasmo y a la mitad del proceso abandonan atraídos por una nueva idea. Que el entusiasmo se convierta en el combustible que encienda tu voluntad de actuar.

ASUMIR EL RETO DE SALIR DE LA ZONA DE COMODIDAD PARA SEGUIR LO QUE NOS  INSPIRA. Esta herramienta me encanta, porque nos recuerda, que la mayoría de las veces preferimos quedarnos en nuestra zona de lo conocido, para evitar asumir un reto, aunque no nos sintamos bien donde estamos. Revisemos las razones por las cuales hemos permanecido tanto tiempo en esa situacion y preguntémonos si queremos continuar ahí… El deseo de superarnos y recuperar el norte en nuestra vida activara nuestro entusiasmo.

SOLTAR EL PASADO. Ya sabemos que mientras insistamos en recordar con detalle las situaciones en las que nos sentimos afectados y heridos, será difícil conectarnos de nuevo con sentimientos y pensamientos positivos. Decidamos pasar la pagina, perdonar y comenzar a recorrer el camino de recuperación de nuestra estima, confianza y bienestar. Darnos otra oportunidad, significa plantearnos una meta o un sueno que nos inspire y que el despierte en nosotros el entusiasmo de alcanzarla y de vivir con pasión y alegría cada día.