LA MAGIA QUE NOS BRINDA LO INESPERADO.

IMG_8862
En estos días pensaba en que muchos de nuestros deseos se cumplen, cuando hemos renunciado a ellos… Cuantas veces nos sucede que cuando ya habíamos abandonado la expectativa de conseguir algo y casi literalmente habíamos renunciado  a ese sueño, deseo o resultado, inexplicablemente ocurre.

Pocas veces estamos dispuestos a aceptar lo inesperado, es mas, cuando se manifiesta nos sorprende, nos genera malestar y hasta frustración. Ser capaces de aceptarlo con flexibilidad y una gran capacidad de adaptarnos al cambio que nos produzca, hará que podamos incorporarlo y hacerlo parte natural de nuestro camino a la felicidad y al éxito.

La clave es el desapego, es tener la capacidad de soltar la idea de lo que esperábamos y aceptar lo que sucede, lo que recibimos, lo que se presenta, resaltando todo lo positivo que también nos trae.  Mientras mas nos aferramos o nos resistimos a aceptar los cambios, mas los sufrimos.  Recordemos que la vida esta un constante proceso de transformación, cambio y renovación, necesitamos aprender a aceptarlo, especialmente cuando se nos presenta de forma sorpresiva e inesperada.

Un exceso de expectativas, muchas veces es la causa del estrés y la ansiedad que podemos experimentar, y si resultan fallidas porque no logramos cumplirlas, nos llenamos de frustración y pesimismo, perdiendo la capacidad de aceptar Lo sucedido de forma objetiva y positiva.

Lo único que no debemos perder, es nuestra capacidad de disfrutar al máximo cada momento o situación de vida, aunque estas no se presenten como lo esperábamos.

Una persona rígida o pesimista, tiende a permanecer siempre en el mismo estado, le cuesta trabajo adaptarse a los cambios, busca siempre tener el control o las riendas de la situación, tiene poca tolerancia y capacidad para aceptar las diferencias o las discrepancias con los demás y sufre de frustración.

Aceptar, significa que soltamos toda resistencia y expectativa a que la situación sea diferente y por lo tanto, podemos recoger toda esa energía que desperdiciamos para recuperar la serenidad y la claridad mental que nos permitan buscar y reconocer la vía correcta para asimilarla y prepararnos para cambiarla cuando llegue el momento adecuado.

CLAVES PARA ACEPTAR LO INESPERADO.

RENUNCIAR AL INTERES POR EL RESULTADO. Cuando tenemos nuestra atención puesta en el resultado que esperamos producir… Solo obtenemos frustración y perdida del interés y la motivación que sentíamos. Tenemos que concentrarnos en el camino que nos llevara a conseguir y a vivir  lo que deseamos, enfocados en cada paso que damos, disfrutando del recorrido plenamente y cuando soltemos la expectativa por el resultado, seguramente nos daremos cuenta de que lo hemos alcanzado.

GANAR FLEXIBILIDAD. Ser flexible implica saber aceptar y fluctuar con los cambios.  Desarrollar la capacidad de adaptarnos para tomar lo mejor de cada situación, nos ayudara a permanecer en la cresta de la ola. Estar dispuestos a vivir la experiencia, nos ayuda a crecer y a madurar. Sin ella, corremos el riesgo de convertirnos en personas rígidas que al más mínimo contratiempo reaccionemos perdiendo el control de nosotros mismos y de la situación.

CANALIZAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS. En lugar de tratar de controlar o bloquear las emociones desagradables, debemos aprender a dejarlas fluir.  Reconocerlas y aceptar que están presentes en nosotros hará que podamos canalizarlas sin que se queden represadas en nuestro interior convirtiéndonos en una olla de presión.  Es importante tomarnos unos  segundos para pensar en cuál puede ser la mejor manera de actuar en el momento, en lugar de dejarnos llevar por las emociones descontroladas.

RESTARLE IMPORTANCIA A LAS COSAS PEQUEÑAS. También ocurre que te dejas afectar por cosas muy pequeñas, sin trascendencia alguna. Eres tú quien les concedes el poder o la importancia para afectarte como lo hacen.  ¿Te has detenido a reflexionar sobre las cosas que te afectan casi diariamente? Como por ejemplo, que las cosas no sucedan como deseas o como habías pla­nificado que ocurrieran.

CENTRARNOS EN AQUELLO QUE ESTA EN NUESTRAS MANOS PARA SOLUCIONAR. Evita darle vueltas en tu cabeza a los problemas y a las preocupaciones, pues así, solo lograras que se hagan mas grandes y graves de lo que son. Aprende a diferenciar entre una situación importante y otra que no lo es. Ocúpate de solucionar aquellas que realmente dependen de ti de la forma mas practica y efectiva. Recuerda que en la medida en que mantengas la serenidad y la confianza en ti mismo, podrás afrontar lo inesperado de una mejor manera.

PRACTICAR EJERCICIOS DE RELAJACION. Para convertirte en una persona relajada, equilibrada y plena, necesitas aprender a canalizar y a cambiar algunos de tus pensamientos y emociones mas frecuentes. La practica de técnicas sencillas de relajación, haciendo énfasis en soltar la tensión de tu cuerpo y desconectar la mente de todo lo que te inquieta a través de la respiración, te permitirá tener una mente clara y despejada, un cuerpo vital y relajado y unas emociones equilibradas, para tener una perspectiva mas positiva de la vida.