PERDONAR PROTEGE TU BIENESTAR – Editorial

IMG_5513

El perdón, es una de las herramientas mas eficientes para liberarnos del rencor, del estrés y la ansiedad, también, para ayudarnos a sanar las heridas afectivas, a recuperar nuestra salud emocional y a soltarnos del efecto negativo que todavía pudiera tener en nosotros, algún evento del pasado. Hacerlo desde el corazón, voluntariamente y con el deseo de liberarnos y de liberar a los otros de la parte de nuestra historia que compartimos, es muy terapéutico.
 
El rencor es ese sentimiento que experimentamos cuando guardamos el recuerdo de lo que nos hicieron, cuando mantenemos abiertas nuestras heridas, convirtiéndonos en víctimas la mayoría de las veces, de nuestra incapacidad de reconocerlo, de soltarnos, pasar la pagina y perdonar para recuperar nuestro bienestar integral.  Cuando escondemos el rencor en nuestro interior, pensando que de esta manera podremos olvidarnos de el y superarlo mas fácilmente, este se convierte en resentimiento, generándonos todo tipo de alteraciones y malestar, llevándonos inclusive a experimentar una serie de síntomas físicos, que atentan contra nuestra salud.
 
Perdonar es tomar acción, dirigida a sanar y a recuperar nuestro bienestar y felicidad.  Si bien, no podemos liberar a otros de su responsabilidad ante la vida por los errores cometidos, podemos ampliar nuestra comprensión de sus razones, de sus circunstancias y de las posible causas de sus ofensas, haciendo mas sencillo, aceptar, soltarnos y sanar.
 
Algunas personas, deciden atesorar el rencor en lugar de perdonar, porque tienen la idea, de que asi evitaran cometer el mismo error, o que los vuelvan a herir de la misma manera, sin considerar el daño que van a hacerse a ellos mismos con esta decisión.  Las personas que por el contrario, deciden perdonar, adquieren mas fortaleza y desarrollan la capacidad de pasar la pagina y superar mas fácilmente lo sucedido, mostrándose dispuestos a aprender algo de cada experiencia.
 
 
 
PASOS PARA PERDONAR:
 
–      TOMA CONCIENCIA DEL DANO QUE TE CAUSAS. Mantenerte conectado a ese recuerdo, solo profundiza tus heridas y tu malestar.  Respeto tus sentimientos, pero, ya paso y eres tu quien puede decidir, hasta donde y hasta cuando vas a seguir sufriendo por esto. Piensa en el daño que te haces a ti mismo, manteniendo vivo ese recuerdo, alimentado con emociones y pensamientos negativos… ¿Valdrá realmente la pena?
 
–      BUSCA EL APOYO DE UN SER QUERIDO.  Muchas veces sin querer, dramatizamos y exageramos lo sucedido, agravando la situación y dificultando nuestra posibilidad de superarlo. Conversar con esa persona, cuya experiencia, conocimiento o amor incondicional hacia nosotros le permita escucharnos y darnos su punto de vista, puede abrirnos una puerta a considerar que tal vez no fue tan grave o que la persona no tuvo la intención de hacerlo, facilitando así nuestra comprensión de los hechos, para tomar la decisión de superarlo y perdonar.
 
–      NO ESCONDAS TU MALESTAR. Guardarlo profundamente en nosotros, y tratar de actuar como si no hubiese ocurrido, no evitara que vuelva a surgir en algún momento y que nos conecte de nuevo con las emociones y los pensamientos negativos que todavía tenemos asociados a ello. Por eso es importante tomar la decisión de enfrentarlo y resolverlo, siendo capaces de aceptarlo y de sacar algo positivo que nos haya dejado esa experiencia. Aprende a descargar y a liberar todo lo que guardas, con la intención de recuperar tu bienestar. Puedes contárselo a alguien, hacer ejercicio, hablarle en voz alta y a solas a la persona involucrada y expresarle tus sentimientos, golpear una cojín y liberarte voluntariamente de lo que guardas y que te roba el bienestar.
 
–      REFLEXIONA SOBRE LA INTENCION DEL OTRO. A veces sucede que la persona que nos “ofendió”, lo hizo sin la intención de hacerlo; porque estaba distraído, preocupado, afectado por alguna situación personal, porque reacciono influenciado por un mal momento… y si bien esto no lo justifica, nos permite ampliar nuestra comprensión, superar lo sucedido, perdonarle y suavizar nuestra respuesta. La intención cuenta.
 
–      PASA LA PAGINA Y PERDONA. Para sanar las heridas emocionales y desprendernos de las emociones negativas asociadas a ciertos recuerdos, es necesario perdonar. Esto significa estar dispuestos a extender nuestra comprensión hacia las personas que están ligadas a ese recuerdo, para soltarlas y soltarnos con la voluntad de esa pequeña parte de nuestra historia personal que compartimos. Vaciar nuestro contenedor interno de de todas las emociones y pensamientos negativos hará que podamos recuperar nuestro bienestar y tranquilidad. Tiempo de pasar la pagina y dejar atrás.
 
–      ALEJATE DE LAS PERSONAS TOXICAS. Perdonar, no nos obliga a mantener la relación con la persona que nos hizo daño aun después de perdonarla. Eres tu quien decide: perdonar, pasar la pagina y lo mas importante si vas a mantener la relación, porque todo lo positivo que hay entre ustedes pesa y cuenta mas, que lo negativo, y además, en que términos lo harás. Tienes derecho a establecer limites y a expresarle a la persona tus sentimientos y la idea que tienes de seguir adelante con la relación entre ustedes. El amor es un bálsamo reparador de las heridas que nos hemos causado sin intención.