SABER VIVIR.

IMG_0553

Muchos de nosotros hemos sido enseñados a vivir en función del deber y la obligación, sin tomar en consideración, la necesidad que tenemos los seres humanos de hacer un alto en la rutina, para disfrutar de momentos de descanso, que nos ayuden a recuperar la energía y el paso.

Tenemos una amiga, que constantemente se queja del estilo de vida acelerado que lleva…  se siente cansada y sin ánimos de hacer alguna actividad diferente y relajante durante el fin de semana. Siempre tiene una excusa cuando la invitamos para no ir, aun a pesar de decirnos que le encantaría hacerlo y que espera en algún momento poder modificar su rutina para tener mas tiempo para sus amigos y para ella.

Cuando la lista de las cosas por tenemos por hacer se hace mas larga y el tiempo que tenemos mas corto, es difícil sentirnos tranquilos y animados… Antes de que vayamos a estallar con otra persona a causa de la tensión y el estrés que hemos acumulado, necesitamos aprender a soltar y a relajarnos, entendiendo que descansar no es un lujo, es una necesidad.

Si tomáramos una pequeña parte de tiempo a la semana, para relajarnos, ganar vitalidad y alimentar el espíritu, seguramente nos sorprenderíamos del efecto positivo que comenzaríamos a experimentar, en nosotros, y en la relación que mantenemos con la pareja, los hijos y amigos, inclusive, en el trabajo. Si nos damos el tiempo de calidad, que necesitamos para recargarnos y serenarnos, podremos tener una mejor perspectiva de las situaciones que vivimos, además seriamos mejores padres, parejas o empleados.

El disfrute constituye una pieza clave para alcanzar el equilibrio en nuestra vida emocional, es un sentimiento básico y positivo que te renueva, te impulsa, te anima, te permite sentir pasion por lo que haces y por la vida y que ademas, te recuerda a través de tus sentidos que eres un ser independiente, vivo y con derecho a la felicidad.  Sin el, tu vida podría convertirse en una existencia gris y aburrida, que te lleve a perder la motivacion y las ganas de seguir adelante.

Comencemos por incluir actividades relajantes y divertidas en nuestra agenda, al menos una vez a la semana, de manera que se convierta en una prioridad, reservar el tiempo necesario para hacer estas actividades que nos permitan recuperar el balance, la tranquilidad y el bienestar. Siempre tendremos infinidad de compromisos, responsabilidades y cosas por hacer, de manera que tenemos que armarnos de valor, entusiasmo y determinación, para transformar nuestra rutina paso a paso.

CLAVES PARA EQUILIBRAR LAS AREAS DE NUESTRA VIDA.

1.- PLANIFICA TU AGENDA LA NOCHE ANTERIOR. Así dispondrás de un tiempo  solo para ti al levantarte. Utilízalo para hacer un poco de yoga, prepárate una buena taza de café y comienza a leer un libro, saborea un rico desayuno con tranquilidad o simplemente mira y disfruta el amanecer, lo importante es no que no llenes ese espacio con deberes, sino que lo utilices para hacer algo que te guste a ti.

2.- DETENTE DE VEZ EN CUANDO. Hacer un alto, de vez en cuando para observar, oler, sentir y sobre todo conocer y apreciar cualquier detalle que normalmente pasaría desapercibido, cuando vamos pensando en el futuro o recordando el pasado de alguna manera, puede hacer una enorme diferencia en nuestro carácter, actitud y forma de actuar y de interpretar la vida.

3.- LLENATE DE ENTUSIASMO. Cada mañana comienza el día, agradeciendo el regalo de estar vivo. Sonríe, y busca  una razón para levantarte, un propósito, un proyecto o simplemente el deseo de compartir el desayuno con tus seres queridos.  Decide Comenzar con mucho entusiasmo y ganas, el nuevo día.

4- HAZLE UN CARIÑO A TU CUERPO. ¿Hace cuanto tiempo que no tomas una ducha suficientemente larga con agua tibia sintiendo la relajación y el descanso de tu cuerpo? Hazte un masajito en los pies con aceite y luego cubrirlos con unas medias para descansarlos de un día largo de trabajo . Hazte un shampoo especial o ponte una mascarilla natural en la cara mientras cierras los ojos por un momento y descansas un rato.

5.- BÚSCA UN HOBBIE. Haz un poco de jardinería. Decide meter las manos en la tierra y ocúpate de arreglar y renovar tus plantas. Empieza a escribir la novela que siempre has querido hacer. Recuerda que lo mas importante, es hacer una actividad que disfrutes y te conecte con tus mejores sentimientos.

6.- TRANSFORMA TU ESTILO DE VIDA. Es muy importante que mantengas vivo el deseo de cambiar, aprender y superarte. De vez en cuando detén la actividad acelerada y léete un buen libro o inscríbete en un curso para aprender algo que llame tu atención.  Siempre podemos incorporar nuevos hábitos y creencias positivas a nuestra vida.

7.- HAZ UNA LISTA CON TODO LO QUE TE GUSTA HACER. Anota las actividades que disfrutas y que no realizas hace mucho, por falta de tiempo o porque te hacen sentir que lo malgastas… Desde leer novelas de amor y comer helados o chocolate, hasta quedarte metido en la cama durmiendo hasta tarde. Todas las semanas escoge algo de la lista y disfrútalo sin sentirte mal.