Aprendamos a dejar de interpretar y juzgar lo que viven los demás, suponiendo que tenemos la razón, abramos una puerta a la comunicación y a la confianza a través del respeto y la comprensión.