Aprendamos a mantener la calma, tomando unas cuantas respiraciones concientes y profundas antes de dejarnos llevar por la reacción y las emociónes alteradas.