Cada vez que puedas, haz una pausa para respirar con conciencia y disfrutar el regalo de estar vivo.