Cuando cambias la manera en la que interpretas lo que te pasa, puedes aceptarlo, transformarlo o disfrutarlo.