Cuando te dejas alterar por el comentario o la actitud de otra persona, le das la responsabilidad sobre tus actos y dejas que te maneje como quiera hacerlo.