Desearle lo mejor a los demás, desde el corazón y con limpieza de intención, nos asegura recibir a cambio lo mismo por parte del universo.