El mejor remedio contra la agresividad es la tolerancia y el dialogo. ¡Muestra a los demás el poder de las palabras comprensivas!