El viaje hacia el autodescubrimiento, no es fácil, pero definitivamente vale la pena el reencuentro amable y consciente con quienes somos realmente.