Es importante saber dar y también saber recibir, porque de esta manera completamos el circulo que abrimos cada vez que nos relacionamos con otra persona.