Hacer un pequeño inventario de todo lo bueno que nos pasa, nos conecta con mejores sentimientos y pensamientos, acerca de nosotros, de los otros y de la vida.