Hoy podemos ofrecerle al mundo nuestro compromiso de vivir de un modo que no cree temor, violencia, desanimo o confusión, ni en nuestras mentes ni en las mentes de las personas que nos rodean.