La felicidad es exclusivamente tu responsabilidad, eres tu quien decide si vives amargado, haciendo mala cara o si por el contrario vives feliz y sonriente, comienza a cambiar tu actitud y la interpretación que le das a cada evento en tu vida.