Las palabras tienen un gran poder, úsalas para sanar, para mejorar, para reconciliar y para suavizar la vida de otros