Levantarnos cada día, es un milagro, es una oportunidad para dar lo mejor de nosotros al mundo, convirtiéndonos voluntariamente en un instrumento pacificador.