No comunicar lo que esta ocurriendo en nuestro interior, nos aleja de los demás, nos hace sentir victimas y nos llena de resentimiento.