No permitamos que las circunstancias, nos hagan perder de vista el valor de las cosas esenciales de la vida