No podemos cambiar la forma de reaccionar o de actuar de otras personas, pero si podemos cambiar la forma en la que vamos a responder al comportamiento, los comentarios o la actitud de ellos.