Reconocer todo lo bueno que la otra persona te da, o trae a tu vida, aunque no sea lo que esperabas, te permite disfrutar mas lo que recibes.