Reconocer tus errores y mostrarte dispuesto a corregirlos, es una muestra de madurez