Tu cuerpo es el termómetro para saber cuando algo es bueno o no para ti. ¡Aprende a escucharlo!